Hoja banner web interior

Columna de opinión: Implicancias cuarto Reporte de Sustentabilidad, Qué desafíos nos pone como institución

Los avances en sustentabilidad que presentamos en nuestro Reporte de Sustentabilidad 2018 -2019 son amplios y nos enorgullecen como institución, no obstante, los desafíos por delante son aún mayores y para lograrlos será necesario que avancemos hacia una cultura de sustentabilidad que permee en toda nuestra universidad, en donde el aporte de cada persona que compone nuestra comunidad UC extendida es fundamental.

La sociedad y el planeta cambian permanentemente, la crisis covid ha mostrado un gran despliegue y contribución de nuestra universidad en la búsqueda de soluciones y generación de conocimiento; la crisis socioambiental y emergencia climática tendrán consecuencias mayores en la humanidad y todas sus formas de vida, pero sus efectos ocurren y avanzan de manera más silenciosa y, por ello, apremia poner aún más atención. Como universidad líder en nuestra región, tenemos la responsabilidad de visibilizar la urgencia de adoptar la sustentabilidad, y no hay mejor forma para ello que mostrarlo a través de nuestro propio accionar. En ese sentido, la incorporación de la sustentabilidad en las bases de nuestra institución, el Plan de Desarrollo 2020-2025, es un gran avance y en los años venideros tendremos el desafío de concretar acciones que nos lleven a la coherencia que nos hemos auto impuesto.

En formación, un gran avance ha sido la incorporación de la sustentabilidad y ecología integral en el plan de formación general, así mismo el recientemente creado Instituto para el Desarrollo Sustentable pretende ser un aporte a la articulación de los distintos esfuerzos que se generan en las Facultades y Centros. Nos queda aún la tarea de incorporar la sustentabilidad a lo largo de la formación completa de nuestros futuros profesionales, para que cuenten cada vez con más herramientas y capacidad de cuestionarse en la búsqueda del bienestar planetario.

El compromiso carbononeutral al 2038 nos ha desafiado a generar una estrategia que guíe nuestro accionar en los próximos años. Durante el 2020 diez mesas de trabajo, lideradas por académicos o directores, formaron equipos de trabajo triestamentales para proponer un plan que será presentado a inicios del año académico 2021, y que pretende ser una primera propuesta para que sobre ello sigamos construyendo conjuntamente con la comunidad UC en la reducción de nuestras emisiones. La meta carbononeutralidad es ambiciosa y supone la implementación de proyectos e iniciativas que mejoren la gestión pero requerirá que toda nuestra comunidad se sume para lograrla.

El Papa Francisco, recientemente en su Encíclica Fratelli Tutti, nos recuerda el cuidado de la casa común, esta vez indicando que en el cuidado de ella acudimos a la conciencia universal y preocupación por el cuidado mutuo de la humanidad. Con ello, quisiera destacar que el desafío de la sustentabilidad es un desafío colectivo que pasa por incorporar hábitos más respetuosos con el planeta y la naturaleza, pero que se logrará solo en la medida que recordemos que somos parte de un todo y que la forma de relacionarnos con los miembros de nuestra comunidad y sociedad no sea indiferente. En esta línea, nuestra universidad ha impulsado permanentemente la reflexión, promoción del diálogo y del respeto, y sigue siendo un desafío de todos promover esta cultura de fraternidad en cada espacio, conversación y encuentro, recordando que la sustentabilidad se juega también en cómo creamos comunidad, al interior de la UC, con nuestras comunidades vecinas, familias, y la sociedad completa.

Maryon Urbina

 

 

 

 

 

 

 

 

Columna de opinión por Maryon Urbina, directora de Sustentabilidad UC